Cajas de seguridad

Las cajas de seguridad son cajas fuertes destinadas a domicilios, pequeñas empresas y comercios. Disponemos de gran variedad de cajas de seguridad al mejor precio.

Mostrando todos los resultados 15

Las cajas de seguridad son un medio muy efectivo para salvaguardar documentos y bienes más preciados con total seguridad. Sus resistentes materiales de fabricación y sus sofisticados mecanismos de cierre, permiten que usted sea el único que tenga acceso a sus pertenencias.

Nuestras cajas cubren perfectamente las necesidades de seguridad de joyerías, sector bancario, restauración, estaciones de servicio, administraciones de loterías, etc y lugares de alto riesgo.

Todas las cajas fuertes cumplen la normativa europea de seguridad.

¿Cómo elegir una Caja de seguridad?

Para elegir la caja de seguridad adecuada a sus necesidades, debe pensar el tipo de protección que busca:

Las cajas fuertes domiciliarias se diseñan pensando en un uso sencillo al no requerir un excesivo nivel de seguridad. Por ello suelen ser cajas fuertes de pequeño tamaño, empotradas o de sobreponer, y cuentan con un sistema de cierre por llave o combinación electrónica. Las cajas camufladas son otra excelente opción si usted es particular, ya que su camuflaje supone una seguridad añadida.

En pequeñas empresas y negocios se tiende a utilizar cajas fuertes para salvaguardar importantes cantidades de efectivo y documentos confidenciales. Es por ello que muchas empresas optan por cajas con ranura para introducir el efectivo diario sin necesidad de abrir la caja fuerte.

Para una seguridad aún mayor, existen varios modelos de alta gama con diferentes prestaciones que aseguran un rendimiento óptimo:

Protección contra robos: Todas las cajas fuertes ofrecen protección contra robos. Aunque algunas de ellas no cuentan con homologación ni certificación, prometen un gran nivel de seguridad. Sin embargo, la homologación de una caja fuerte supone un extra de confianza en todos los aspectos.

Resistencia al fuego y al agua: Existe una amplia gama de cajas fuertes ignífugas que soportan diferentes temperaturas y pueden sobreexponerse al fuego durante más o menos tiempo. Respecto a las cajas fuertes resistentes al agua, éstas son idóneas para proteger aquellos objetos susceptibles a la humedad.

Custodia de armas: Los armeros están preparados para guardar tanto armas largas como armas cortas, ya sean de uso particular o de empresas de seguridad, y siempre siguiendo la ley vigente de custodia de armas.Dependiendo del uso que se vaya a dar a la caja fuerte, es conveniente conocer su clasificación para escoger la que mejor se adapte a las necesidades y a las del negocio:

Cajas fuertes para la custodia y salvaguarda de objetos de valor, efectivo y documentos importantes.

Cajas con ranura o tolva para lograr introducir dinero, sobres u otros elementos de pequeño tamaño sin necesidad de abrir la caja.

Cajas de cobro, similares a las anteriores, pero con un diseño más específico destinado a custodiar mayores cantidades de dinero a diario.

Caudalitas, pequeñas cajas de seguridad para guardar efectivo.

Cajas para la custodia de llaves.

Cajas de seguridad para equipos informáticos y videograbadoras que permiten la correcta ventilación de los equipos.

Cajas ignífugas para salvaguardar todo tipo de objetos de posibles incendios.

Armeros para la custodia de armas de fuego.

Cajas de seguridad portátiles.

Sistemas de cierre de las cajas de seguridad

El sistema de apertura y cierre es fundamental tanto en la seguridad de la caja como en su funcionalidad. Todos se basan en el desbloqueo de la puerta mediante un sistema interno movido por un mecanismo accionado por algún elemento externo:

Mecanismo accionado por llaves: Se basan en su apertura mediante el accionamiento del mecanismo de cierre, girando la llave.

Combinación mecánica: Poseen una ruleta compuesta por varios discos internos que, mediante una serie de giros definidos por una clave, desbloquean el mecanismo.

Combinación electrónica: Requiere una clave numérica que desbloquea el mecanismo de cierre. Ofrece la posibilidad de cambiar claves, gestionar usuarios y controlar la combinación mediante un smartphone.

Cerradura con retardo y/o bloqueo horario: Permite programar un bloqueo horario en la apertura. Puede ser un retardo programable que suele establecerse entre 0 y 99 minutos, o un bloqueo horario que impide que la caja fuerte pueda abrirse durante un intervalo de tiempo determinado.

Cerradura biométrica: No necesitan elementos externos para su bloqueo y desbloqueo, por lo que no disponen de llaves ni claves. Su desbloqueo se basa en un reconocimiento de características fisionómicas del usuario, como lectores de retina o sensores de huellas dactilares.

Para maximizar la seguridad, algunos sistemas de cierre se componen de tres tipos cerraduras:

Cerradura de doble llave: Requiere el uso simultáneo de dos llaves para efectuar el desbloqueo de la caja. Es recomendable que la misma persona no se encargue de custodiar las dos llaves, para evitar problemas en caso de pérdida.

Cerradura de llave más combinación mecánica: Requiere el uso de una llave y el conocimiento de la combinación mecánica para su desbloqueo.

Cerradura de llave más combinación electrónica: Una combinación entre el desbloqueo por llave y el uso de una clave numérica. Une la sencillez y la practicidad con una extrema seguridad.